El Colegio Británico de Montería (CBM) ha dado un paso significativo en el fortalecimiento de su cultura de seguridad y salud en el trabajo al realizar un entrenamiento especializado en Brigadas de Emergencia en colaboración con la ARL Positiva Compañía de Seguros. Este evento, llevado a cabo el pasado 17 de abril, reunió a 22 brigadistas de diversas áreas del colegio, quienes fueron instruidos en primeros auxilios, evacuación e incendios durante una intensiva sesión de 4 horas.

La importancia de este entrenamiento radica en la preparación de los brigadistas para responder efectivamente ante cualquier situación de emergencia que pueda surgir dentro de las instalaciones del Colegio Británico de Montería. Los participantes fueron cuidadosamente seleccionados y organizados en tres brigadas especializadas: Primeros Auxilios, Incendios y Evacuación. Esta estructura garantiza una respuesta coordinada y eficiente en todo momento, maximizando la seguridad de la comunidad educativa.

Bajo la dirección de Oscar Portacio, Asesor de Emergencias de POSITIVA, y el liderazgo de María José Torres, Directora de Seguridad y Salud en el Trabajo del CBM, los brigadistas recibieron una capacitación integral en los tres campos de emergencias. Este enfoque holístico no solo les brinda las habilidades necesarias para enfrentar diversas situaciones, sino que también fomenta la confianza y la preparación ante lo inesperado.

El compromiso del Colegio Británico de Montería con la seguridad y salud en el trabajo no se detiene aquí. Este entrenamiento marca el inicio de una serie de actividades planificadas dentro del programa de Seguridad y Salud en el Trabajo de la institución. A través de estas iniciativas continuas, el CBM busca no solo cumplir con los estándares de seguridad, sino también promover una cultura de prevención y respuesta proactiva ante emergencias.

El entrenamiento en Brigadas de Emergencia realizado por el Colegio Británico de Montería representa un paso significativo hacia la creación de un entorno laboral seguro y preparado. Al equipar a sus brigadistas con las habilidades necesarias y al establecer un plan de acción coordinado, el CBM demuestra su compromiso con el bienestar y la seguridad de toda su comunidad educativa, preparándose para afrontar los desafíos de seguridad con determinación y eficacia.